Saltar al contenido

8 cosas a tener en cuenta al comprar guantes quirúrgicos

Proteger a su equipo quirúrgico de los patógenos presentes en la sangre y otros fluidos corporales es imperativo para mantener a todos seguros y prevenir la propagación de enfermedades transmisibles. El tipo de guantes quirúrgicos esterilizados que usted proporciona es clave para establecer la primera línea de defensa como parte del equipo de protección personal de su equipo.

Usted puede comprar guantes quirúrgicos y médicos hechos de una amplia variedad de materiales, que van desde neopreno, vinilo, caucho nitrílico, látex y más. Cada material tiene sus ventajas y desventajas, y hay otras consideraciones que debe tener en cuenta al comprar guantes de goma quirúrgicos. En general, los guantes quirúrgicos deben ser evaluados en base a su seguridad, costo y eficacia clínica antes de su compra y uso.

8 Cosas a Considerar Cuando Compre Guantes Quirúrgicos

  1. Material del guante
  2. En polvo vs. Sin polvo
  3. Guante doble
  4. Compatibilidad con productos existentes
  5. Requisitos relacionados con el procedimiento
  6. Nivel de protección
  7. Ajuste y comodidad
  8. Calidad General vs. Costo

¿Qué son los guantes quirúrgicos?

Clasificados como dispositivos médicos, los guantes quirúrgicos son la categoría más alta de guantes médicos y un componente clave del gabinete de suministros quirúrgicos de su equipo. Como una categoría completa, los guantes médicos se utilizan siempre que existe la posibilidad de que su equipo tenga contacto con patógenos transmitidos por la sangre u otros contaminantes ambientales. Debido a que el riesgo asociado con tales procedimientos y ambientes es tan alto, los guantes médicos se prueban rigurosamente y deben cumplir con los lineamientos específicos establecidos por la Administración de Drogas y Alimentos (FDA), particularmente en relación con el nivel de calidad aceptable para agujeros de alfiler. Los guantes quirúrgicos estériles tendrán un nivel de calidad aceptable más bajo que otras categorías de guantes no estériles.

En general, los guantes quirúrgicos son de mayor calidad que los guantes médicos generales o de examen. Los guantes quirúrgicos están diseñados específicamente para proporcionar una alta resistencia a la tracción, además de la sensación táctil, sensibilidad y precisión que requieren los equipos quirúrgicos.

Historia de los Guantes Quirúrgicos

Los guantes quirúrgicos estuvieron disponibles a principios de la década de 1840, pero muchos cirujanos se mostraron reacios a usarlos porque eran incómodos, inflexibles y, en general, no funcionaban durante algún tiempo. En 1878, Thomas Forster de la India-Rubber Works en Surrey, Inglaterra, recibió una patente para fabricar guantes específicamente para operaciones quirúrgicas.

Como era de esperar, a medida que los cirujanos aprendían más sobre la contaminación bacteriológica, el uso de guantes quirúrgicos se hizo más común. Los registros históricos no muestran quién fue el primero en requerir guantes quirúrgicos para todos los procedimientos quirúrgicos. Sin embargo, sabemos que para 1878, un ginecólogo de la ciudad de Nueva York llamado T. Gaillard Thomas permitió que miembros selectos de su personal quirúrgico usaran guantes quirúrgicos para proteger sus manos de los efectos de los productos químicos agresivos utilizados para limpiar sus instrumentos quirúrgicos.

Durante bastante tiempo, la mayoría de los cirujanos permitieron que sus equipos usaran guantes quirúrgicos mientras ellos mismos permanecían con las manos desnudas en la sala de operaciones para preservar el nivel deseado de delicadeza, tacto y sensibilidad táctil. En ese momento, la mayoría de los cirujanos creían que un lavado de manos efectivo era suficiente para proteger a los pacientes de la infección de la herida. Sin embargo, un estudio clínico realizado por el científico alemán Bernard Kronig a mediados de la década de 1890 reveló que lavarse las manos por sí solo era una protección insuficiente. Curiosamente, incluso con esta recomendación basada en la evidencia, la adopción generalizada e internacional de guantes quirúrgicos estériles como una necesidad no ocurrió hasta después de la Primera Guerra Mundial.

8 Cosas a tener en cuenta al comprar guantes quirúrgicos

Material del guante

Látex

Durante muchos años, el látex de caucho natural ha sido el material elegido para los guantes quirúrgicos desechables. El látex ofrece un alto nivel de rendimiento, comodidad y flexibilidad, y también se adapta a una variedad de tipos y tamaños de guantes. Los guantes de látex ofrecen una variedad de beneficios: Típicamente son fáciles de poner para el equipo, y muchas marcas incluyen un recubrimiento de polímero que reemplaza el tradicional polvo de almidón de maíz en el interior. Muchos equipos quirúrgicos informan que los guantes quirúrgicos de látex ofrecen el ajuste más cómodo y flexible y proporcionan un alto nivel de sensibilidad. Además, el látex ofrece una barrera efectiva contra patógenos y contaminantes. Algunos cirujanos incluso han descrito que el látex se ajusta “como una segunda piel”, y que los guantes quirúrgicos de látex también perduran en procedimientos largos y complicados. Debido a que el látex es una fibra de caucho natural, los guantes quirúrgicos de látex también son biodegradables.

Sin embargo, a medida que más y más pacientes son diagnosticados con alergias al látex, los guantes quirúrgicos de látex se han vuelto menos populares. De hecho, muchas organizaciones, incluyendo el Instituto Nacional de Seguridad y Salud Ocupacional, ahora recomiendan guantes quirúrgicos sin látex o sintéticos para proteger a los pacientes de posibles reacciones alérgicas al látex. Existe alguna evidencia de que la exposición consistente y prolongada al látex también puede estimular el desarrollo de alergias al látex. Y como el látex es un

es un producto natural, los costos fluctuantes de los materiales naturales pueden fluctuar rápidamente, lo que puede hacer que sus costos cambien de manera impredecible.

Nitrilo

Algunos equipos se han pasado a los guantes quirúrgicos de nitrilo, que es un tejido de caucho sintético que ofrece una opción libre de látex. Son más fuertes que el látex o el vinilo y tienen la mejor resistencia a las agujas y a la abrasión. Los guantes de nitrilo se utilizan a menudo como una alternativa adecuada para las personas alérgicas al látex. Estos guantes quirúrgicos sin látex ofrecen una mayor protección de barrera contra la exposición a productos químicos y pueden moldearse a la mano del cirujano para un ajuste cómodo.

Un guante de nitrilo tiene una vida útil muy larga, por lo que puede sentirse seguro al pedir una gran cantidad que se conservará bien. Los guantes quirúrgicos de nitrilo también están disponibles en guantes quirúrgicos azules y negros, lo que puede ser ventajoso para los equipos quirúrgicos que prefieren los guantes dobles. Los guantes de colores ayudan a identificar si un guante se ha roto o perforado. Las únicas desventajas de los guantes quirúrgicos estériles de nitrilo son que el material se disuelve cuando entra en contacto con la acetona, y los guantes desechables de nitrilo no están disponibles en versiones sin polvo.

Vinilo

Los guantes médicos hechos de vinilo están disponibles, pero deben ser relegados a guantes de examen solamente. Los guantes de vinilo son baratos y no contienen látex para las personas alérgicas al látex, pero también son menos duraderos y más propensos a sufrir pinchazos y desgarros. De hecho, los guantes de vinilo ofrecen el nivel más bajo de resistencia tanto química como a la perforación en general. Además, son menos elásticos que el nitrilo o el látex desechables, lo que significa que su equipo sacrifica comodidad, flexibilidad y ajuste general cuando usted elige guantes de vinilo. También tienen una aplicación limitada dentro de un sitio quirúrgico. Cuando use guantes de vinilo, su equipo también necesitará cambiarse los guantes frecuentemente debido a las limitaciones mencionadas anteriormente.

Guantes en polvo vs. No empolvados

Históricamente, los equipos quirúrgicos preferían guantes desechables en polvo, que normalmente contenían almidón de maíz en su interior, lo que facilitaba el deslizamiento de las manos. Aunque la facilidad de uso fue ciertamente uno de los beneficios de usar guantes quirúrgicos empolvados, el polvo en sí mismo podría crear complicaciones si entra en contacto con el tejido expuesto durante un procedimiento o incisión quirúrgica. En algunos casos, el contacto con el polvo resultó en una infección y retrasó el proceso de curación general. Debido a estos desafíos y a la prohibición de la FDA de los guantes quirúrgicos eléctricos, los procedimientos quirúrgicos requieren que los guantes estén libres de polvo. La FDA de los Estados Unidos prohibió el uso de guantes quirúrgicos eléctricos el 19 de enero de 2017. Muchos fabricantes emplean ahora procesos específicos para asegurarse de que los guantes sin polvo tengan la misma sensación de fácil encendido/apagado que los guantes con polvo.

Guante doble

Algunos equipos quirúrgicos prefieren la práctica de los guantes dobles, es decir, el uso de dos juegos de guantes quirúrgicos para maximizar la protección. Esta práctica puede reducir dramáticamente el riesgo de infección para todas las personas involucradas en un procedimiento quirúrgico. De hecho, un estudio clínico ha demostrado que la práctica de los guantes dobles puede reducir la exposición a patógenos transmitidos por la sangre hasta en un 87%, incluso cuando el guante exterior sufre una punción. Si su equipo usa dos guantes quirúrgicos de diferentes colores, pueden darse cuenta aún más rápidamente cuando se perfora el guante externo. Por ejemplo, muchos equipos quirúrgicos eligen usar un par de guantes de color más claro debajo de uno más oscuro (o lo contrario) para que las perforaciones y los desgarros sean fáciles de detectar rápidamente.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades y la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional, además del Colegio Americano de Cirujanos, recomiendan la práctica del doble guante. Si decide seguir esta ruta, tendrá que asegurarse de hacer un pedido lo suficientemente grande para apoyar esta práctica, y tendrá que hacer un punto para comprar los guantes bajos, así como las versiones exteriores.

Tenga en cuenta que muchos cirujanos y personal quirúrgico no fueron entrenados para usar guantes dobles, por lo que ir en esta dirección puede implicar un cambio de paradigma para su equipo, y necesitará planificar la capacitación en consecuencia.

Compatibilidad con productos existentes

Usted querrá asegurarse de que los guantes que seleccione sean compatibles con otros productos quirúrgicos existentes en su quirófano, desde luces quirúrgicas hasta hojas quirúrgicas. Una buena manera de hacer esto es estudiar varios guantes quirúrgicos y hacer que su equipo quirúrgico les haga una “prueba de funcionamiento”, utilizando los suministros existentes para la sala de operaciones.

Requisitos relacionados con el procedimiento

Su equipo quirúrgico puede requerir un tipo específico

de guante, dependiendo de los rigores y requisitos de un procedimiento en particular. Además, usted querrá considerar las necesidades únicas de cada paciente, especialmente si la alergia al látex es una posibilidad.

Nivel de protección

Debe considerar el tipo y el nivel de protección que su equipo necesita con mayor frecuencia, junto con la comprensión de los requisitos de barrera específicos asociados con los diversos procedimientos. Cuando se trata de seleccionar el nivel de protección, puede considerar características como el espesor, la resistencia a la perforación y la resistencia a la tracción para ayudar a guiar la compra de guantes quirúrgicos.

Ajuste y comodidad

Por supuesto, la característica más importante a considerar al comprar guantes quirúrgicos estériles es qué tan bien protegen al equipo quirúrgico y al paciente, pero no se puede ignorar completamente el ajuste y la comodidad. Usted quiere que su equipo se sienta seguro y a gusto durante la cirugía. Tener guantes que se ajusten bien y que sean cómodos, especialmente durante procedimientos largos o difíciles, puede ayudar a preparar a su equipo quirúrgico para el éxito. Muchos fabricantes ofrecen tablas de tallas de guantes quirúrgicos en sus sitios web. El útil personal de USA Medical and Surgical Supplies se complace en consultar con usted para asegurarse de que elija el tamaño de guante adecuado que sea cómodo para su equipo.

Calidad General vs. Costo

Debe tener en cuenta tanto la calidad como el coste a la hora de elegir los guantes quirúrgicos. Usted quiere un buen precio, pero eso no significa elegir la opción menos costosa. Usted tiene que sopesar la calidad y los requisitos del usuario final contra el precio de venta para determinar su mejor valor. Hable con su equipo y obtenga su opinión antes de comprar su guante quirúrgico.

La importancia de los guantes quirúrgicos

Los guantes quirúrgicos estériles llevan una pesada carga dentro de su quirófano. Protegen al usuario y al paciente de la contaminación, evitan que las bacterias y otros patógenos entren en el área de trabajo quirúrgico estéril, y protegen al usuario de diversos productos químicos utilizados en el quirófano. Para protegerse contra las infecciones, los guantes quirúrgicos estériles deben cumplir con los requisitos de prevención de infecciones en ambas direcciones: proteger al profesional médico y al paciente.

Hay muchos buenos guantes quirúrgicos disponibles hoy en día para adaptarse a una amplia gama de procedimientos quirúrgicos y presupuestos.