Saltar al contenido

¿Qué son y para que sirven las mascarillas desechables?

Las mascarillas faciales desechables se utilizan para cubrir la boca y la nariz y sirven como una barrera para que las partículas contaminantes no se liberen de la boca de una persona enferma y se propaguen al medio ambiente o sean inhalados por otras personas que no están enfermas.

El uso de mascarillas faciales desechables, son utilizadas tanto por enfermos, con la intención de no propagar su enfermedad, como por médicos y familiares para no transmitir mediante microorganismos y bacterias que agraven y empeoren la situación del paciente. Además, también son utilizadas en otros sectores como el de la estética, la veterinaria o la química.

Se considera generalmente una práctica de salud y respeto que se alienta a las personas para prevenir la propagación de enfermedades con la intención de no contagiarse mediante la respiración. En otros sectores como los anteriormente nombrados se utilizan con la intención de no respirar los gases contaminantes de productos tóxicos.

Son muy económicas y las puedes encontrar en distintos colores, de varios grosores  y con diversas características, tanto a su impermeabilidad o con diversas variantes en en sus gomas o boquillas.

Las máscaras faciales desechables pueden bloquear las partículas grandes si se usan correctamente. Estas deben estar apretadas correctamente, ya que si se encuentran olgadas no son capaces de retener todas las partículas. Las mascarillas faciales desechables no están pensadas para ser usadas durante mucho tiempo, ya que pueden quedar rápidamente contaminadas y no ser eficientes.

Deben ser reemplazadas por una nueva cuando se ensucian o dañan, así como si la respiración a través de la máscara facial se vuelve incómoda. Las mascarillas desechadas pueden propagar infecciones, por lo que deben desecharse adecuadamente.

Este tipo de máscara facial tiene diferentes características adecuadas para varios propósitos. Hay mascarillas destinadas al uso diario normal y otros tipos apropiados para su uso en condiciones peligrosas. Las máscaras faciales sencillas pueden adquirirse en las farmacias. Tienen un uso limitado ya que no cierran herméticamente la cara. Esto es especialmente cierto para las personas que tienen barbas o grandes perforaciones que impiden que la máscara selle la cara por completo.